En Senderos ya huele a cafecito y tamal…

Senderos

Por más de 10 años, se acostumbra en esta librería recibir a los clientes con café y tamal…

¡Doña Mary, ya huele a cafecito y tamal…! es lo que dicen  muchos de los clientes y amigos que se acercan esta tradicional librería ubicada en San Joaquín de Flores, y es que no es para menos, por más de 10 años en este negocio para el mes de diciembre, se ha vuelto una tradición compartir un café y un tamal.

Aunque el negocio se hace pequeño, se arregla un espacio acogedor con  mesa , sillas, para que cada cliente que acepta, cómodamente se tome su cafecito servido amablemente por las dependientes del lugar, “eso sí para llevar no…, la idea es compartir en la librería, a muchos se le ve el rojo en la cara, otros preguntan cuánto vale, pero la mayoría y ya si pena, porque son muchos años disfrutan no solo del café sino de las tertulias que se arman a veces entre personas que recién se conocen” nos cuanta doña Mary.

Además como parte de lo que recuerda dice, “en una ocasión ofrecí café a un señor que inicialmente me dijo estar apresurado, que tenía mucho por hacer, al final aceptó y duró más de 15 minutos compartiendo con otros clientes en la mesa, luego refirió: “estuvo muy bueno el tamal y la conversona, ahora relajado haré los mandados…” “Es trajinado atender a nuestros clientes y ofrecer café y tamal, durante varias semanas, desde que abrimos hasta que se cierra el negocio, pero es bonito compartir con todos además Alberto dice que atender bien a los amigos es una prioridad en esta época según el vender es segundario” manifestó doña Mary en medio de sus ocupaciones.

Por su parte don Alberto Salazar, dueño del negocio, dijo que la idea es compartir, pero no un calendario que a inicio del año sobran en la casa, “Es algo más significativo, es agradecer a los amigos su preferencia,  después de todo compartir es un don,  que debería ponerse en práctica en todos los hogares” además agrego “el secreto de la prosperidad esta en tener un corazón dispuesto a compartir lo que se tiene indiferentemente que tengamos poco o mucho, al final lo que Dios vera es la disposición de nuestros corazones” concluyo Salazar.

Son muchas las historias de este tan inusual gesto, como por ejemplo un joven con el que se compartió, luego trajo tamales hechos por su mamá…, la niña Mariana de escasos 7 años espera venir a comerse el tamalito tan rico… para otros es el primer tamal que se comen en navidad…, más de uno rompe la dieta, pero vale la pena…, otros dicen venir de almorzar pero pasarán más tarde… en fin todos están invitados porque Dios nuestro Padre nos enseñó a compartir.

3 Responses to En Senderos ya huele a cafecito y tamal…

  1. Yessenia Solís Pérez dice:

    Hace dos semanas tuvimos mi hijo y yo la oportunidad de compartir un delicioso tamal en la librería.Fue un gesto muy noble mil gracias por la linda iniciativa.

  2. Gracias a usted doña Yessenia, y por supuesto a Dios por permitirnos compartir.

  3. Fernando Quiros dice:

    la amabilidad y la manera tan atenta de servir y tratar a los clientes, es la forma en que logran esa empatía, yo tuve la oportunidad de degustar el cafécito con tamal, Dios los bendiga, il Mio Gelato en San Joaquín de Flores.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.