Madres de la Patria

 

IMG_3090

Licda. María de los Ángeles García Valverde

Candidata a regidora por el partido Todo Por Flores

Es común que en la sociedad patriarcal en la que vivimos todo gire en torno al hombre, especialmente en el ámbito político. De aquí surge la expresión “Padres de la Patria” para referirse a aquellos hombres que han dado lugar a la jurisprudencia y que han cimentado las condiciones necesarias para el desarrollo del país a lo largo de la historia.

Sin lugar a dudas Costa Rica cuenta con un legado de Padres de la Patria memorable, de grandes hombres de valor que nos heredaron la gran nación en la que vivimos. Pero también es una realidad que la historia patria no le ha dado la importancia ni la participación correspondiente a las mujeres, salvo a algunas pocas en más de 200 años de vivencias.

Nosotras las mujeres también somos impulsoras del desarrollo integral de la nación y detrás de los libros de historia también están nuestras manos escribiendo el presente y forjando el futuro. Somos nosotras también, Madres de la Patria, trabajadoras en la Administración Pública y trabajadoras del sector privado que mueve la economía, integrantes de Organizaciones no Gubernamentales, activistas y promotoras de una sociedad más justa, formadoras de valores en nuestros hogares.

Las Madres de la Patria también tenemos las capacidades para conducir al país con equidad y humanismo, fortalecido por las capacidades que desarrollamos como madres y jefas de hogar. La experiencia de criar hijos y cuidar de una familia nos da un valor agregado para gestarnos como funcionarias públicas, porque como madres debemos ser justas y estrictas sin dejar de lado la empatía y el amor maternal. Lo anterior significa que en nuestros hogares podemos tomar decisiones de manera objetiva con nuestra familia y en beneficio de todos sus miembros, mientras en el ámbito civil esto se ve reflejado en acciones  legítimas, justas y que beneficien en mayor grado a todos los habitantes de la comunidad.

Tomar decisiones con objetividad no es lo mismo que tomar decisiones en frío o sin corazón, al contrario, significa tomar decisiones con empatía. Esto desde nuestra visión significa implementar políticas comunales que además de satisfacer las demandas en el corto plazo permitan a los ciudadanos ser proactivos, partícipes y capaces de seguir resolviendo los problemas sociales que les aquejan a las comunidades por cuenta propia y con el respaldo de su gobierno local. Porque de nada sirve cumplir todos los caprichos a un hijo sino se le educa para que este pueda satisfacer sus necesidades de manera independiente.

Ser Madre de la Patria significa administrar los recursos de manera sabia y tener la visión suficiente para saber en qué áreas enfocar los esfuerzos para estar mejor preparados ante las demandas del futuro. Porque como jefas de hogar también debemos administrar los recursos de la familia y debemos saber dirigir los caminos de cada integrante. Definitivamente no hay comparación entre el patrimonio familiar y el patrimonio público, pero los principios son los mismos para ambos casos: No desperdiciar un solo recurso (financiero, material, humano) e invertir cada uno de ellos en aspectos que generen bienestar.

                Las Madres de la Patria hemos sido desplazadas por una sociedad patriarcal, y no por ello somos más o menos que los hombres que han dirigido al país. Hoy, es tiempo de reivindicarnos y demostrar que las mujeres tenemos mucho que aportar en nuestros cantones, es hora de ofrecerle a Flores más empatía y una mejor administración de los recursos públicos, no desde cualquier enfoque, desde el enfoque de una Madre de Familia y de la Patria.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.