MUNDO DE LOS GALLOS FINOS (25)

 

Pinto 555

Alexander Pinto R

mundomineralpc@hotmail.com

El Gallo de Pelea revive al VELOCIRAPTOR

NOTESE LA SIMILITUD DE LAS PATAS


Desde el inicio de Los tiempos hubo un pacto entre el ser humano y otra especie.

El mismo aportaría beneficios a ambas especies. Los humanos tendríamos, carne, huevos, piel, plumas y además podríamos satisfacer nuestro cerebro reptiliano a través de las peleas de gallos. Ellos consiguieron el cuido, protección de los predadores, de las hambrunas y la posibilidad de mantener su destino biológico (la supervivencia y la reproducción y conservación de la especie)

Hay 3 estructuras en nuestro sistema nervioso central fundidos, ellos son el cerebro REPTILIANO (reptiles), el LIMBICO (mamíferos primitivos) y el cerebro RACIONAL (mamíferos evolucionados o superiores)

El primer fisiólogo Paul McLean comprobó que ese primer  cerebro REPTILIANO,  está concentrado en el movimiento de huida y ataque, luego apareció un nuevo cerebro un poco más evolucionado LIMBICO, se destaca por un cerebro capaz de sentir afecto, luego apareció el cerebro RACIONAL, es un cerebro social, capaz de unir a los que estuvieran en unidades tribales y de esa forma conseguían una mejor forma para sobrevivir.

Nosotros los seres humanos somos animales depredadores y  podemos ser carroñeros y recolectores. Nuestro cerebro se siente ligado a la caza, a predominar a las demás especies, pretende siempre subir escalones en la sociedad y  se cobija en un cerebro primitivo.(analice usted su forma de ser, siempre o casi siempre quiere ser el primero, a menos que sea algo que no lo favorezca, como ir a la guerra, pero si se trata de un premio ud quita al que le estorbe para lograrlo)

Queda demostrado que el Gallo de Pelea:

 Viene genéticamente dispuesto para la pelea y no responde a ningún trato o arreglo con los humanos, pues su existencia inicial se calcula ronda los 200 millones años y desde ahí trae la herencia de su antepasado el VECILORAPTOR.(el ser humano lo alimenta bien, lo desparasita, lo vitamina, lo protege del sol, la noche y la lluvia, PERO NO LO ENSEÑA A PELEAR eso ya está incorporado genéticamente)

El Gallo de Pelea tiene sin lugar a dudas un cerebro Reptiliano, de ahí que pelea a muerte en la protección de su parvada, el territorio y la preservación de su especie, por lo tanto  lo hacen ser el único animal que no  tiene miedo a luchar hasta morir.

El Neurofisiólogo Paul MacLean, Catedrático y Científico del Instituto Nacional de Salud Mental de los Estados Unidos, nos dice que aún tenemos en nuestros cerebros estructuras muy parecidas  al caballo y el cocodrilo.

El cerebro del ser humano es primitivo y de reptil:

Que proviene de más de 200 millones de años de evolución, nos parezca o no, ese cerebro aún dirige parte de nuestros mecanismos para piropear, casarnos, hacer un hogar, también nos permite seleccionar a los guías, sean políticos, deportivos, religiosos, etc. Este cerebro tiene responsabilidad en nuestra conducta relacionada con costumbres, ritos y forma de decidir lo que queremos dentro de un núcleo social.

No es criticable de acuerdo a estos argumentos:

El ser humano tiene codificado e incorporado todos estos aspectos ya mencionados, por tanto el que le guste la cacería, la pesca, las carreras de caballos, las peleas de gallos, las corridas de toros, etc. No es ningún acto de salvajismo es su naturaleza, a otros les gustará ir a ver un ballet, una obra de teatro, ir a misa, el estadio y disfrutar otras actividades que conllevan esfuerzo y sacrificio tanto para animales no humanos como para los animales humanos.(estos últimos no son criticados por algún extracto de la nuestra sociedad).

EL CEREBRO EMOCIONAL:

Relaciones Emocionales, centro de afectividad, miedo a la agresión, capacidad de aprendizaje y memoria, el sistema LIMBICO trabaja junto a el cerebro racional de ahí que podamos controlar nuestras emociones.

CEREBRO RACIONAL:

Aquí es donde se da el salto a la evolución, aquí nacen los primeros mamíferos superiores, donde se encuentran los impulsos y las emociones, la capacidad para pensar en forma abstracta y comprender las relaciones interpersonales, el yo consciente y la complejidad de la vida.

Finalmente la Biología Evolutiva, nos lleva a comprender que los gallos (aves) descienden de los dinosaurios.

Parece inaudito, que animales tan extraordinarios a quienes se les da por extintos, hoy continúan latiendo a través de sus  herederos biológicos (LOS GALLOS DE PELEA) y de sus herederos conductuales (nosotros), compartimos sin darnos cuenta con más de 200 millones de años. Gracias al VELOCIRAPTOR, a su descendiente que es ni más ni menos el GALLO FINO, por permitirnos  disfrutar de nuestro cerebro reptil.

RECORDEMOS SIEMPRE, QUE UN PAIS SIN TRADICIONES ES UN PAIS SIN HISTORIA.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.