Desestiman demanda por $3.8 millones contra el ICE

El Tribunal Contencioso Administrativo de Hacienda ratificó, en sentencia 19-2017-V, que los contratos bajo el esquema BOT (Construir, Operar y Transferir, por sus siglas en inglés) tienen por objeto la compraventa de energía eléctrica entre generadores privados y el Instituto Costarricense de Electricidad (ICE) y no tienen relación con la fase de construcción.

La sentencia, emitida a principios de marzo, declaró “sin lugar la demanda en todos sus extremos” presentada por Hidroenergía del General contra el ICE, que pretendía el pago de $3.8 millones por sobrecostos (acero, combustibles y otros agregados), incurridos en la etapa de construcción de la planta hidroeléctrica El General (2003-2006).

El fallo aclara que “contractualmente están bien establecidas las obligaciones y responsabilidades de las partes, correspondiendo a la compañía lo relativo al diseño y construcción de la planta lo que implica cubrir todos los costos en la etapa de construcción, teniendo el ICE solamente que pagar la potencia suministrada durante el período de operación comercial, sin que exista obligación de reconocer otros gastos no relacionados a dicho período del contrato”.

 La empresa Hidroenergía había interpuesto una demanda ante los tribunales en 2012, con la que pretendía cobrarle al ICE extra costos durante el proceso constructivo de la hidroeléctrica, ubicada en Sarapiquí, Heredia. Un primer fallo, en 2013, exoneró al ICE, pero fue anulado por extemporáneo.

“Nos encontramos ante un precedente clave en lo que respecta a los BOT, pues el Tribunal Contencioso Administrativo aclara categóricamente que el diseño, la construcción y la operación son responsabilidades absolutas del generador”, apuntó Julieta Bejarano, directora jurídica del ICE.

El fallo profundiza que la Ley 7200 en sus artículos 20 y 22, “autoriza al ICE para comprar energía eléctrica proveniente de centrales eléctricas de propiedad privada, hasta por un quince por ciento (15%) adicional al límite indicado en el artículo 7 de esta Ley (…), en bloques de no más de cincuenta mil kilovatios (50.000 kW) de potencia máxima”.

Bejarano explicó que “las plantas construidas bajo esquema BOT se trasfieren al ICE, sin costo alguno, al cabo de 20 años (tres de construcción y 17 de operación comercial), periodo en el cual el generador recupera la inversión con la respectiva utilidad por la venta de los bloques de energía eléctrica, respetando el compromiso contractual”.

La resolución obliga a la empresa al pago de las costas procesales.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.