Productora cumple su sueño de infancia gracias al INA

Desde que, siendo una niña, caminaba por los potreros de las zonas altas de El Guarco de Cartago, Esmeralda Solano tuvo una fascinación por los hongos que crecían en la humedad y, a escondidas de su papá, los cortaba para examinarlos.

Cuatro décadas después, gracias a la capacitación y asesorías técnicas del INA, logró iniciar su negocio propio de cultivo y venta de hongos.

“Mar de Esmeralda” es el nombre de esta micro empresa familiar, ubicada en Vara del Roble de El Guarco, donde esta emprendedora madre de 5 hijos construyó, con ayuda de su marido, un laboratorio artesanal para obtener semilla, así como un cuarto oscuro e invernadero para la producción de hongo ostra.

“Fácil no ha sido. Al principio, ni mi esposo ni mis hijos creían en este proyecto, así que empecé sola porque era mi sueño. Gracias al INA de Cartago logré capacitarme y recibir asistencias técnicas que permitieron que la planta artesanal quedara lista en el 2013 y desde entonces el cultivo de hongos forma parte del negocio familiar”, explicó Esmeralda.

Asegura que su mano derecha ha sido Giovanni Brenes Barquero, docente del Núcleo Agropecuario, así como el apoyo recibido del representa de la Unidad Pyme del INA en la Unidad Regional Cartago, Leocadio Martínez. “Tengo 6 años de pedir ayuda incasablemente al INA de Cartago, la directora (Agnes Vales) siempre me ha abierto las puertas y me ha ayudado. La perseverancia es la clave para cumplir lo que uno desea”.

Y el negocio sigue en crecimiento ya que desea recibir más capacitación para cultivar otras especies de hongos y así diversificar la oferta de productos, los cuales, por el momento, se venden por pedido y también en algunos locales comerciales de la zona.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.