ICE Participación en mercado eléctrico de la región ha generado beneficios al país por $410 millones

Desde que Costa Rica inició la venta de electricidad a los países del istmo centroamericano –en 1982, para colocar los excedentes provenientes del Complejo Hidroeléctrico Arenal–, el país ha percibido un beneficio económico que asciende a $410 millones.

A partir de ese año, el Instituto Costarricense de Electricidad (ICE) ha logrado ventas en el Mercado Eléctrico Regional (MER) por casi $162 millones (equivalentes a 2.910 gigavatios hora), al colocar energía en Panamá, Nicaragua, El Salvador, Honduras y Guatemala.

Conjuntamente, ha importado cerca de $222 millones (1.601 gigavatios hora), costo que ascendería aproximadamente $470 millones si se hubiesen generado con plantas térmicas nacionales.

Esa diferencia de $248 millones sumada a la ganancia por las exportaciones resulta en un beneficio económico que favorece directamente a los consumidores nacionales, pues permite disminuir los costos de producción locales y reducir las tarifas eléctricas.

“Tenemos gran experiencia en los intercambios de energía, que se han fortalecido con la expansión del Sistema de Interconexión Eléctrica de los Países de América Central (SIEPAC). Sin embargo, la región debe avanzar en el compromiso de aumentar su capacidad de transmisión para que podamos exportar nuestro potencial. Hoy existen condiciones que nos limitan”, manifestó Luis Pacheco, director corporativo de Electricidad del ICE.

El ICE solamente coloca excedentes de generación eléctrica tras satisfacer la demanda nacional. Generalmente, estas exportaciones se dan en los períodos de más lluvias, cuando la abundancia de agua permite producir excedentes de energía y colocarlos en el mercado regional.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.