Caminata de fe: Grupo de romeros de Monteverde en su ruta hacia la Basílica de la Negrita

 

 

 

 

Frank Ruffino

elflorense@gmail.com

“Hace tres años me nació brindar mi casa a un grupo de romeros de Monteverde. Ellos tenían problemas en el sector de El Coyol por no tener una base para pasar la noche y alimentarse. Me di cuenta usaban un garaje sin ninguna comodidad, así desde ese tiempo pasan aquí en nuestro hogar de Barreal de Heredia. Lo hacemos de corazón. Siento la Virgen de los Ángeles nos puso en esta obra, así lo discierno: este país tiene muchas casas y habitantes, Dios hace posible esto, mientras tenga vida los voy a seguir recibiendo. Soy muy creyente de la Virgen de Los Ángeles, mi madre me lo inculcó”, comenta para El Florense don Alejandro Salas Araya, acompañado de su esposa Katy Hernández Ramos, fieles devotos de La Negrita.

Estos romeros de la fe, aseguran el tramo más duro es desde su comunidad hasta San Ramón. El grupo total es de 30 fieles marianos que partieron (la mayoría de ellos) el viernes 27 de julio a las 8:00 de la noche. Caminaron y llegaron hasta Cuatro Cruces, a las 9:00 a.m. del sábado, en un trayecto de casi 12 horas. Ese día descansaron y reiniciaron el recorrido a la medianoche, y a las 12:30, después de otras 12 horas por fin tocaron la Ciudad de los Poetas…

…En San Ramón pernoctaron en el distrito de Santiago en una especie de albergue de la Iglesia Católica. El lunes a las 03 de la madrugada continuaron su marcha hacia El Coyol de Alajuela, donde fueron recibidos y recogidos por don Alejandro y Katy con un bus de TRAVISA y de ahí hasta su residencia en Barreal de Heredia. Y el martes 31, ya descansados y alimentados, partieron a completar los dos tramos finales, del Coyol hasta San Pedro de Montes de Oca, para este miércoles 01 de agosto arribar hasta su objetivo final en Cartago: La Basílica de Nuestra Señora de los Ángeles, popularmente conocida por el pueblo de Costa Rica como su amada y venerada La Negrita de los Ángeles.

Don Alejandro y los romeros agradecen a Ferretería Brenes, establecimiento que les donó las camisetas que visten el último día del peregrinaje; a la empresa TRAVISA por poner un bus a su disposición a fin de realizar el corto trayecto ida y vuelta del Coyol-Barreal de Heredia; por el apoyo humano al taller SYS, y al Campamento San Fernando por facilitar las colchonetas que les permite un plácido descanso a los fieles caminantes.

Dormir, meditar, alimentarse, compartir con otros romeros, y recobrar fuerzas físicas para seguir con este gran reto de fe hacia Cartago.

SENTIR EL LLAMADO DE LA NEGRITA

La romera Flor María Méndez Vázquez, quien a un día de haber partido sus amigos de Monteverde, sintió la necesidad de alcanzarlos cuando ya iban por San Ramón

“Ya ni recuerdo cuántos viajes hice, como algunas fechas, el pasado año no hice la romería. Ellos me invitaron pero dije no tenía ganas y comenzaron el viaje; luego a casi un día después tuve la necesidad de unírmeles. Empecé averiguar con quién me iba y los alcancé en San Ramón, llamé a mi hijo William que iba con ellos, y me vine con el señor de los almuerzos y los alcanzamos. De Monteverde a San Ramón es el trayecto más duro, y la salida de Sardinal se le hace a una eterna”, explica emocionada la señora Flor María Méndez Vázquez, una de las romeras, quien recordó fechas pasadas en que hizo todo el periplo de fe.

Otro de los romeros, igual con la humildad que los caracteriza nos brindó estas palabras: “Una experiencia enorme con don Alejandro y su familia, que conoció al grupo por mí, el problema era en dónde quedarnos en este sector de la ruta, y él nos abrió las puertas, ha sido como un ángel, la Virgen no los puso, ha conseguido transporte, comidas, noche de descanso, café, hasta el punto que nos recogió el día antes. Él fue abriendo las puertas de su casa incluso a personas que no conocía. Algunas veces es incómodo, pues somos muchos, es un sacrificio abrirnos su casa, y poder disfrutar nosotros de las comodidades que ellos tienen y nos obsequian”.

Y, replicando, su amigo peregrino a su lado también agradece a esta familia de Barreal de Heredia, genuinos samaritanos en el trayecto de esta tradición de fe del pueblo de Monteverde hasta la Casa de La Negrita de los Ángeles: “Venimos con la misión de llegar a Cartago, si no fuera por la familia de don Alejandro, sería más difícil el largo camino; de parte de ellos es un gesto humanitario y espiritual enorme, es vital para nosotros. Es un hogar que ha sido bendecido y lo será más por esa labor tan grande, definitivamente”.

Los peregrinos de Monteverde ya llevan un cuarto de siglo realizando la romería hasta la Vieja Metrópoli.

One Response to Caminata de fe: Grupo de romeros de Monteverde en su ruta hacia la Basílica de la Negrita

  1. Pbro oscar Enrique Barrantes Guevara dice:

    Le doy gracias a Dios por este grupo y tantos grupos de peregrinos que vienen haciendo sacrificio y oracion Dios los bendiga y les conceda lo que pide su corazon todos tenemos nucho que pedir y agradecer¡¡¡

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.