Cargill Inaugura Proyecto Comunitario Sostenible en Belén

La comunidad de Calle Flores en San Antonio de Belén, cuenta a partir de hoy con un salón multiuso sostenible, el cual proporcionará a sus habitantes los espacios adecuados para actividades deportivas, socio-culturales, educativas y comunales.

El proyecto se desarrolló con la coparticipación de la Asociación Pro Mejoramiento Material y Cultural Calle Flores Belén y el apoyo de los vecinos que ha sido fundamental en todo el proceso.

La contribución de Cargill para la construcción de este proyecto es de $120.000, y además estará a cargo del mantenimiento básico del salón y contribuirá para la realización de actividades especiales.

“En Cargill estamos comprometidos en mejorar las comunidades a las que pertenecemos, y es de mucha satisfacción  para nosotros ser parte de este proyecto que además brindará a los vecinos de Calle Flores un espacio para impartir charlas sobre reciclaje, conciencia ambiental, manejo de residuos de alimentos y otras acciones conjuntas con la comunidad.” Expresó Jorge Calderón, Director Regional de Asuntos Corporativos de Cargill Costa Rica.

La RSE de Cargill va de la mano de sus más de mil colaboradores quienes viven como cultura su servicio comunitario. Además de infraestructura como aulas en diferentes centros educativos del país para brindar acceso y una educación de calidad a los estudiantes.

“Buscamos siempre prosperar junto a nuestra gente, nuestros clientes y también nuestras comunidades. Esto es algo que lo hacemos con fervor y nos llena de orgullo,” expresó John Martinez, Director Comercial de Alimentos para Mascotas de Cargill Nutricion Animal.

De la mano con la Asociación Pro Mejoramiento Material y Cultural Calle Flores Belén en conjunto con DI-ARQCO Arquitectos, como socio estratégico para concretar la ejecución del edificio.

Un proyecto responsable: social y amigable con el ambiente

El nuevo salón multiuso cuenta con dos plantas que incluye: salones de capacitación, áreas de baños públicos para damas y caballeros, una cocina acondicionada para el despacho de alimentos y bebidas, bodega de implementos y áreas de oficinas. Como medida para la reducción del consumo de energía y aire acondicionado se dotó el salón con amplios espacios para aprovechar la luz natural y ventanas que permiten la filtración de rayos UV, lo que disminuye la cantidad calorífica dentro del edificio.

La contribución de Cargill para la construcción de este proyecto es de $120.000

 

 

Share On Facebook
Share On Twitter
Share On Google Plus
Share On Linkedin
Share On Pinterest

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.