El principio de igualdad

Mauren Campo Soto

Candidata a alcaldesa por Flores

TPF

El principio de igualdad debe aplicarse en todas las personas que forman parte de la sociedad. Todos tenemos derecho a un trato digno, a ser tratados con respeto, a no ser discriminados bajo ningún tipo de condición. Todos los seres humanos debemos respetar y darnos a respetar independientemente de nuestra condición. El Instituto de Formación Estudios en Democracia del Tribunal Supremo de Elecciones indica que: “los derechos humanos pertenecen a todos los seres humanos por el simple hecho de ser personas, sin distinción de edad, sexo, color de piel, etnia, situación económica y social, forma de pensar o religión que se profese”. Históricamente a las mujeres se les ha dado un trato desigual y discriminatorio, sin embargo, gracias a la dedicación y el ímpetu de muchas mujeres que han sido ejemplo de crecimiento y superación en diversos campos, esta situación ha ido disminuyendo. Hoy en día el rol de la mujer en la sociedad ha cambiado enormemente por diversas razones. Existen muchos ejemplos de mujeres que han alcanzado el éxito y la superación con base en su esfuerzo y dedicación, fijándose  metas y objetivos claros, luchando por conseguirlos pese a las adversidades. Día a día nos encontramos con hogares encabezados por mujeres, muchas de ellas con la enorme responsabilidad de formar a sus hijos, pero también de llevar el sustento económico a sus hogares. Muchas mujeres como jefas hogar, asumen una doble jornada de trabajo que les impide desempeñar de un modo integro la labor de crianza y de socialización. Esta situación hace más vulnerable los hogares sufriendo riesgos que afectan especialmente a los hijos. Casos como los embarazos en las adolecentes, la deserción escolar, la delincuencia y la drogadicción, entre otros, afectan significativamente nuestra sociedad. Aspectos como la superación personal, la integración en diversas actividades, el desarrollo espiritual, el crecimiento profesional, el trato sin discriminación, son necesarios para la formación de las generaciones futuras. Contribuir para que estas mujeres tengan las herramientas básicas necesarias y el apoyo respectivo es fundamental para que logren una autosuficiencia económica. Contar con programas de capacitación en las comunidades donde estas mujeres tengan la oportunidad de prepararse y desarrollar sus talentos es indispensable. Sabemos que muchas tienen habilidades que no son explotadas precisamente por no contar con el apoyo correspondiente. El hecho que estas mujeres cuenten con oportunidades de crecimiento mejorará su calidad de vida y las de sus hijos lo que contribuirá en gran medida a combatir muchos de los problemas que se dan en estas familias lideradas por mujeres.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.