¿Cambio de época o época de cambios?

Licenciado Juan Carlos

Lic. Juan Carlos Carranza Hidalgo

Abogado.

Ciertamente el camaleón, que abunda principalmente en regiones tropicales del África, se puede decir que utiliza toda su astucia y habilidad de cambiar de color según las circunstancias, por su lengua rápida y alargada, y por sus ojos que pueden ser removidos independientemente el uno del otro.

Ahora bien, sin ánimo de compararnos con este particular reptil, de seguro que algunas de sus facultades bien nos pueden servir, a fin de observar el entorno, y considerar si en algún momento de la vida, debemos realizar un viraje o cambio, conforme el entorno en que estemos; o más bien como haría el referido “animalito”, utilizar el camuflaje. Y es que precisamente el camuflaje no debe interpretarse como esconderse de algo o mantenerse quieto, evadiendo algún peligro; más bien determina el cambio de color, que permite de acuerdo al ambiente, el mismo que puede encontrarse en la mesa de un escritorio, en una silla ostentando algún puesto gerencial, hasta en la más sencilla operación comercial, o de cualquier otra naturaleza, que exija siempre un esfuerzo mayor.

Lo cierto es que de esta burbuja denominada globalización, es difícil escapar, cuando cada día la competencia engrosa la lista de solicitudes de empleo u oportunidades en el campo laboral, o tal vez la exigencia de un atleta, un estudiante de primaria, de secundaria, o en nivel universitario, que debe abrir la pupila de lo que enfrente se le presenta, y darse cuenta que si no se cambia de color, se estará siempre entre el blanco y el negro, es decir, en una zona gris.

Por eso salta la pregunta que reza el artículo de la presente nota ¿vivimos en un cambio de época o en una época de cambios? Interesante interrogante; que de seguro no se requiere alguna fórmula matemática, o descifrar algún teorema de Pitágoras (-recordando la época del colegio-) para llegar al meollo del asunto, dirían algunos. Un sabio connotado que trascenderá de generación en generación, dijo una vez: “si buscas resultados distintos, no hagas siempre lo mismo”(Albert Einstein)

Hoy puede ser el día de cambiar lo que voy a organizar, talvez lo que vaya a comer, o lo que un calendario de planificación me “dicta” lo que debo emprender: talvez mañana será tarde si no modifico hasta la forma en que me dirijo a las personas, cuando en mi puesto diario, debo atender a un cliente o personas que requieren información en una Institución Pública u otra; o quizá mi entrenamiento simple y mecánico, no me permite superar la marca que necesito para competir en un evento deportivo; todos estos ejemplos son la diaria realidad de lo que muchas personas vivimos, la diferencia esta en hacer el cambio; y no quedarnos, tan sólo en la época.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.