El Aborto: ¿Legal o Ilegal?

Licenciado en Teología, José Umanzor.

Correo electrónico: americacristiana4@gmail.com

En la Biblia no aparece la opción del aborto, más bien hace referencia a una promesa de nuestro Creador donde nos dice que no habrá mujer que aborte Éxodo 23:26 “No habrá mujer que aborte ni estéril en tu tierra, y yo completaré el número de tus días”.  El Señor se goza con los habitantes de la tierra.  Existen muchos argumentos o razones para abortar: Incesto, violación, embrión o feto defectuoso, etc.

El Incesto es una consecuencia de la ausencia de Dios en las personas; la promiscuidad sexual se da muchas veces influenciada por el alcohol, las drogas o perversidad; por desconocer el “manual de la vida”: la Biblia.  Pero ninguna razón de estas es una buena excusa para el aborto ya que la semilla es de Dios. Un niño o una niña que nació a través del incesto es una criatura inocente que también tiene derecho a la vida.  Conocí un caso de incesto: un padre borracho tomó a su hija mayor y la embarazó, como consecuencia nació el niño con autismo, pero la abuela llena de amor lo crió como a un hijo suyo; este ejemplo de amor es muy tierno y agradable a los ojos de Dios; y pese a esta adversidad como lo es la afrenta, la vergüenza; el amor y la buena voluntad venció.  Esta abuela vivió 58 años más después que el niño nació y él le acompaño en la soledad de su vejez porque los hijos e hijas se casaron.  Para mí fue una bendición contemplar este caso.  Si con el amor de una madre, de una abuela, de un abuelo se puede evitar un crimen, ¿por qué acudir al aborto?

Conocí otro caso, el de un hombre muy educado, un ser muy amable y agradable; un buen amigo, esposo, padre de familia y profesional.  Él era el resultado de una violación por un desconocido cuando su madre tenía solamente 16 años.  En una fiesta patronal un sujeto aprovechó que estaba en un lugar solo y oscuro, un rostro que su madre no pudo identificar, quedando embarazada esa noche.

En la Biblia también aparece el caso de Lot y sus hijas esto no fue bien visto por Dios pero en ningún momento se dio opción de aborto.  Descuartizar es pecado y más aún cuando se trata de un indefenso inocente que desde el momento de la concepción ya es un ser individual con derecho a la vida.  El amor de una madre es el medio de que florezca este ser, aún con defectos.  He conocido casos de personas que han tenido esta difícil experiencia pero han disfrutado a sus hijos en condiciones adversas. Estas complicaciones tienen una alta esperanza en la fe en Cristo Jesús.  He visto estos casos que se han resuelto con sanidades divinas en las iglesias que creen en la sanidad que Cristo puede hacer.  Una joven  a las 11 semanas de embarazo le detectaron  un hematoma en la matriz propiamente en la bolsa del útero, por lo que  el diagnostico era: o vive ella o vive él.  Ella vino a la iglesia llorando y el Pastor oró por ella y ese hematoma desapareció de una semana a la otra! por lo que nació un bello y hermoso niño; y el aborto no fue necesario. Con este testimonio, podemos ver que en cualquier caso también puede ser sano o libre, incluyendo el autismo.  Es mejor luchar que matar.  Un aborto clandestino es un asesinato en la oscuridad!!

Una prueba de esta índole podría ser para darnos más fe o hacernos más fuertes, para que Dios sea glorificado en nuestras vidas.  Podría ser más fácil decirlo que vivirlo, pero Dios no pondrá una prueba que nosotros no podamos resistir. “No os ha sobrevenido ninguna tentación que no sea humana; pero fiel es Dios que no os dejará ser tentados más de lo que podéis resistir, sino que dará también juntamente con la tentación la salida, para que podáis soportar” I Corintios 10:13

Una pareja de jóvenes recién casados tuvieron una niña con un gran lunar sobre su rostro y cuerpo que cubría el 80% de su piel, los padres abandonaron a la niña, pero su abuelo se hizo responsable. Contactando a un periodista, publicaron la enfermedad de la niña y abrieron una cuenta bancaria.  La gente, al leer los periódicos, se consternaron y colaboraron masivamente por lo que fue posible una megacirugía y la niña fue restaurada!  Una vez más, el amor de un abuelo venció la cobardía de unos padres poco esforzados.

Si algunos padres han tenido una pérdida por aborto involuntario o de cualquier otra forma es necesario recibir a Cristo para ir al cielo y tu niño o tu niña está esperándote en la gloria, II Samuel 12:23: “Yo voy a él más él no volverá a mí”.  El Rey David lo habla muy claro:  Los niños o niñas abortivos no pueden venir a nosotros,  pero nosotros sí podemos ir a ellos.

Share On Facebook
Share On Twitter
Share On Google Plus
Share On Linkedin
Share On Pinterest

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.