EL MUNDO DE LOS GALLOS FINOS (16)

Alexander Pinto

Alexander Pinto R

mundomineralpc@hotmail.com

UNA ESPERANZA DE SUPERVIVENCIA, LA NIÑA, EL NIÑO Y LAS AVES FINAS

Nos encontramos de nuevo en este maravilloso Mundo de los Gallos Finos, hoy haremos un recuento de lo que han significado y significan estas maravillosas aves en nuestro planeta y especialmente en Costa Rica.

Estas aves han trascendido de lo común a lo excepcional, son ellas las que dejan continuamente un legado en la humanidad y han sido parte del desarrollo sociopolítico de la humanidad a través de los tiempos.

Se dice con gran precisión que datan de hace unos 7 mil años, pero se han encontrado pruebas que acercan estas  aves finas al hombre hace unos 15 mil años, esto nos hace meditar  que esta ave está anclada por muchísimos años a nosotros y de ahí que han jugado un papel preponderante en el desarrollo de la vida humana.

En lo conducente a nuestro Continente Americano, se dice  que tanto españoles como portugueses y  de otras latitudes trajeron estas aves a nuestras tierras benditas y así se ha escrito y comprobado.

El Gallo Fino conocido como de:  lidia, combate,  riñas, pelea,  duales, es un ave que nació con esa característica. Antes que el ser humano caminara erguido, ya estaba el Gallo Fino como el primer guerrero  de nuestros bosques y montañas, con su espuela como una daga y su cortante pico. A él nadie lo enseñó ni lo enseñará a combatir, en él  todo está escrito en sus cromosomas.

El Gallo Fino,  es un ave que no siente miedo y el dolor casi no lo percibe ya que su umbral del dolor es muy bajo y una de las razones es que no todas las terminales nerviosas  llegan a todas las partes de su cuerpo.

San Agustín, la lumbrera de la sabiduría Escolástica en su tratado de ORDINE, hace  grandes elogios para el Gallo Fino por todos sus atributos.

No hay que perder de vista en la defensa del Gallo Fino que el relacionista DESCARTES, los empiristas de BACON y LOCKE, también los ocasionalistas de MALEBRANCHE y GEULINEX, así como el conciliador entre la revelación y la Ciencia BARUCK ESPINOZA y hasta llegar al positivismo de COMTE y JOSE INGENIEROS, todos divisan a un DIOS creador y ordenador del universo.

Descartes hace una marcada separación entre los animales y el hombre, reconociendo en este último una ALMA inmortal.  Muchos sabios reconocen que DIOS le dio el poder al ser humano de gobernar las especies para su beneficio, sea alimentario, deportivo, de trabajo, de exhibición y de conservación.

Hoy  día, la UNESCO promueve la conservación y administración de todas las especies de animales de manera que vengan  a darle al hombre la mayor satisfacción para las generaciones presentes  y se pueda preservar para las generaciones futuras. Es fundamental mantener los recursos genéticos de los animales de cada una de las razas existentes y especialmente la  del Gallo Fino.

No podemos perder de vista que Costa Rica es firmante de las diferentes convenciones internacionales  para la Salvaguardia del Patrimonio Cultural Inmaterial y la Promoción y Conservación de la Diversidad Cultural, de ahí que deben garantizarse los Derechos Humanos  y las Libertades Fundamentales,  así como el derecho de las personas  a escoger sus expresiones  culturales.  Lo anterior lo podemos constatar en el art. 27 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, que señala el DERECHO QUE TIENE CADA PERSONA A TOMAR PARTE LIBREMENTE en la vida  cultural de la comunidad.

El Gallo Fino en Costa Rica, ha sido fundamental para unir  las familias sin importar las condiciones económicas, sociales, de credo y de raza, son  parte medular, esencial de una sociedad que cultivó a través de esta actividad una clase media que más adelante vendría a consolidar la democracia (la más antigua de América) y la igualdad de todas las clases. Debemos recordar que estas actividades donde participaban y participan las aves finas, unió a los más grandes y destacados hombres de la patria, por citar sólo dos, Juan Rafael Mora Porras (Benemérito y Libertador de la  Patria) y José María Castro Madriz (Benemérito de la patria).  Estas actividades sirvieron para que Costa Rica (su capital, San José) fuera la tercera capital en el mundo en tener alumbrado público, ya que las patentes de estas actividades servían para costear este rubro, pero también ayudaron a muchas obras sociales de las que hoy nos  sentimos complacidos.

Esta Tradición centenaria de casi  5 SIGLOS, alcanza hoy a los niños y niñas a convivir y compartir con estas aves, aquí no importa el color de piel, su estatus económico, su abolengo y el sexo.  Son estas mascotas  dóciles, consentidas, amistosas, agradecidas, de maravillosos plumajes, de porte altivo y cualidades incomparables en la lucha, de un valor no alcanzado por ninguna otra especie que Dios le diera vida, incapaces de picotear o patear a un niño (a) o a un adulto. Es una especie que debe ser preservada a toda costa, el estado tiene la obligación de protegerla y no permitir que autoridades como el SENASA, la extingan de  forma  cruel, como lo es introducir 2 o más aves en una bolsa o saco y colocarlas en la mufla o escape de gases de un vehículo para asesinarlas de  forma atroz.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.