La participación de la mujer en la política

 

 

 

 

 

Por Marta Campos Méndez

Aspirante a Diputada. P.L.N. Heredia

Han pasado varias décadas desde que a la mujer costarricense le fue reconocido en 1949, su derecho constitucional ciudadano al voto y desde que en 1953, fueron elegidas las primeras tres mujeres como diputadas.

Lo anterior resultado del esfuerzo que nació en 1923, con la Liga Feminista de Costa Rica, primera organización que proclamó la lucha por la emancipación de las mujeres en el país y cuya presidenta fue la abogada Ángela Acuña Braun, luchadora por los derechos de las mujeres.

Muchas mujeres valientes levantaron su voz y se hicieron oír, y nos dejaron un legado que no podemos olvidar y la única manera de honrarlo es participando activamente en los diversos espacios políticos, especialmente en los que se toman decisiones.

Los seres humanos fácilmente a veces caemos en el conformismo y dejamos de valorar los derechos y deberes civiles que son esenciales para el crecimiento de la sociedad.

Existe una interpretación generalizada que a mi modo de ver es equivocada, de confundir la responsabilidad de hacer política con <personas corruptas o interesadas > o bien, <que la política no sirve>.

Lo cierto es que política en un sistema democrático y abierto como el de Costa Rica es fundamental, ya que nos abren los espacios para plantear propuestas, argumentar en debates sobre temas de interés nacional, es la oportunidad de transmitir ideas y posiciones a la sociedad y contraponer ideas y posiciones ante los adversarios. Es la oportunidad de participar en espacios sociales y políticos en los que se toman decisiones importantes para el país, para nuestra provincia, nuestros cantones, nuestras comunidades.

Con la participación de la mujer gana la democracia, ganan las familias, gana la sociedad, ya que implica la <aceptación de la diversidad y obliga a ejercitar la tolerancia para aceptar enfoques y estilos diferentes>.

Las mujeres no podemos estar ausentes del campo político, debemos ejercer el derecho a participar por igual en la gobernanza democrática. Tenemos capacidad como líderes, como agentes de cambio y de influir positivamente en la sociedad en su conjunto.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.