Municipalidad de Flores colecciona una nueva condena

 

 

 

 

 

Como de nunca acabar la Municipalidad de Flores y el Ministerio de Salud resultaron condenados por los señores Magistrados de la Sala Constitucional que mediante resolución Nº 2019005948 ordena al alcalde Gerardo Antonio Rojas Barrantes o a quien ocupe su cargo “para que se brinde un constante seguimiento a los hechos denunciados y determinen si la empresa HB S.A. está desarrollando una actividad lucrativa (aparcamiento de vehículos pesados) en el cantón de Flores y de ser así, procedan con las órdenes que por derecho así correspondan”

Además como ya es la constante la Sala condena al pago de daños, perjuicios y las costas procesales, por lo que vía presupuesto este municipio deberá pagar una condena más.

Lo que resulta paradójico es que a pesar de que el alcalde Rojas Barrantes manifestó en una ocasión que “gracias a él, el cantón contaba con un plan regulador” en este municipio se irrespeta la zonificación ya que este recurso de amparo fue interpuesto porque al parecer esta empresa utiliza una propiedad, ubicada en la llamada calle del cementerio, como parqueo de camiones de gran tonelaje cuando según el cuestionado plan regulador de darse dicha actividad la misma no está permitida

En cuanto al caso en concreto los Magistrados tomaron la decisión de tutelar el derecho a un ambiente sano más aun cuando los denunciantes son adultos mayores que aparentemente durante mucho tiempo se han visto expuestos  a contaminación sónica que indudablemente vulnera sus derechos.

Como parte de los considerandos los señores magistrados refieren: “El Código Municipal obliga a las municipalidades a velar por que al administrado se le garantice el disfrute real y efectivo del derecho a la salud y un ambiente sano. En ese sentido, este Tribunal ya ha dicho que el interés local se entiende como todo aquel de naturaleza pública que importa al cantón de manera directa e inmediata, de suerte tal que la municipalidad respectiva está, no solo facultada, sino también obligada a ocuparse de todo lo que favorezca a su cantón. Así las cosas, de los hechos alegados por la Municipalidad de Flores no se tuvo por demostrado que esa corporación haya determinado si la actividad que está desarrollando el munícipe es o no lucrativa, ya que de ser así, se estaría tolerando una actividad –que potencialmente está generando una afectación al resto de vecinos- sin ningún control por parte del cabildo accionado. Adviértase que la Municipalidad recurrida realizó una serie de inspecciones para determinar la supuesta actividad irregular por parte de la empresa recurrida y específicamente el 16 de marzo de 2018 donde se determinó la existencia de vehículos pesados, empero, el caso se dio por finalizado con las solas manifestaciones del denunciado, al afirmar que el parqueo de vehículos pesados era sin fines lucrativos, sin embargo, la corporación recurrida no efectuó ningún proceso investigativo para corroborar esas manifestaciones…”

Es así como en una extensa 33 folios los señores Magistrados condena una vez más a un municipio que pareciera estar acostumbrado a coleccionar sentencias interpuestas por los mismos vecinos a los que se supone la corporación municipal debe servir.

Además este medio consultó al hijo de los accionantes y este fue enfático en manifestar que estarán vigilantes de que se cumpla con la sentencia pero además acudirán al contencioso administrativo con el fin de que mediante la ejecución de sentencia se les cancele todos los extremos que la Sala les concedió en la resolución.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.