Psicología en el deporte infantil

Alejandro Jesús González Madrigal

Educador Físico (Universidad Nacional)

Gestor Deportivo (Universidad Europea de Madrid)

ale_goma04@hotmail.com

En la actualidad el rendimiento deportivo se logra mezclando varios factores o ámbitos que con sus aportes brindan herramientas esenciales para que él o la deportista puedan llegar al más alto nivel. Lo físico, lo técnico y táctico junto con el aspecto de nutrición hacen una excelente combinación para que los atletas puedan desenvolverse de la mejora manera, sin embargo no es recomendable dejar de lado la parte psicológica y emocional. Este aspecto tiene gran relevancia en el éxito deportivo y se debe trabajar desde edades tempranas y no únicamente en la élite del rendimiento. Actualmente en Costa Rica existen personas que no poseen algún título universitario o de capacitación que los acredite como formadores o educadores para la enseñanza del deporte infantil, sin embargo realizan esas funciones con un alto grado de negligencia, con empirismo y sin nadie que los regule, dando una mala enseñanza deportiva a sus jugadores, lo cual estanca el desarrollo de habilidades y destrezas básicas, tanto físicas como cognitivas. Con lo anterior surge la pregunta: ¿Cómo afectan este tipo de personas el factor psicológico y emotivo del niño o niña deportista? Para las personas que si han estudiado y trabajan en el ambiente de educación deportiva infantil la respuesta puede ser clara, sin embargo es importante que se haga énfasis en que alguien sin capacitación expondrá al joven deportista a una serie de situaciones, vivencias y experiencias que lo lleven a una pronta salida del deporte y que lo pueden llevar hasta a un posible disgusto por el mismo. Según Ureña (2005), se debe entender la motivación como proceso y no como resultado. Esto es de suma importancia a la hora en que se participe en festivales, copas o torneos infantiles, ya que por la inexperiencia y falta de conocimiento de muchos entrenadores, se lleva a los niños a que se valgan por los resultados que estos obtienen, regañándolos y poniéndole castigos sin sentido cuando no marcan un punto o cuando fallan en un partido. Lo anterior va contrario a los motivos que según Ureña, en su libro “Temas psicológicos relevantes relacionados con el deporte infantil”, tienen los niños para incluirse en el deporte. Estos motivos van desde buscar un mejoramiento en sus habilidades deportivas para realizarse y hacerse notar como deportista, hasta a un seguimiento de una imagen deportiva que se desea imitar. Bien lo menciono Roberts (1992) citado por Ureña (2005), el problema con el deporte infantil es cuando este responde más a intereses de adultos y no a las necesidades de los niños meramente. Por lo mencionado anteriormente es que para el desarrollo cognitivo y educativo del joven deportista es mejor iniciar con juegos meramente lúdicos, juegos cooperativos donde se les lleve al descubrimiento de valores para la vida con circunstancias reales de cada deporte adaptándolas a la edad en que se está.

Una persona está más motivada por una tarea o una actividad cuando esta ofrezca la oportunidad de sentirse libre y competente (Gabler, 2004). Es así como deben ser las sesiones deportivas para que los chicos quieran regresar al día siguiente a participar del deporte, sin embargo como formadores y especialistas en este ámbito se debe saber manejar esos valores en cuanto a los objetivos que se deban proponer, sabiendo que serán muy diferentes los que se planteen los niños a los que cada formador deba tener.

Se debe mantener al margen y educar a todos aquellos que estén alrededor del niños deportista, incluyendo a los familiares del mismo, ya que al no tener ningún tipo de conocimiento en la enseñanza y educación en edades tempranas, llegan a caer en requerimiento de resultados, sometiendo al niños a ciertos tipos de estrés u obligaciones para las cuales aún no están preparados. Esto también viene a darse cuando los padres de familia ven en sus hijos o hijas las oportunidades de salir de deudas económicas logrando que puedan entrar a la elite, de igual forma también caen en lo mismo por el querer que sus hijos logren lo que ellos por ciertos motivos no pudieron.

Share On Facebook
Share On Twitter
Share On Google Plus
Share On Linkedin
Share On Pinterest

One Response to Psicología en el deporte infantil

  1. Diego Quesada dice:

    Muy interesante y acertado el artículo, y la mayoría de los niños pasan por este tipo de personas que lo hacen bien con bien sacrificio, pero no muchas veces de la mejor manera, lo ideal sería una educación para que puedan mejorar el proceso de aprendizaje- enseñana. Además la familia tiene mucha importancia en este, la mayoría de padres siempre van a querer ganar y lo que menos saben es que su hija o hijo lo único que quieren ( y necesitan ) es participar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.