Restricción al Sigilo Confesional sacramental versus libertad religiosa

 

 

 

 

 

David Hernández Suárez

Abogado y exjuez penal

a).- Sala Constitucional.-Esta se ha pronunciado en diferentes ocasiones sobre el contenido de la libertad religiosa, dejando establecido que la persona es libre de decidir por sí mismo su ideología, religión o creencia, decisión que incluye:

1.- El derecho a profesar una religión o a no profesar ninguna

2.- El derecho a practicar lo actos de culto propios de una creencia (entre ellos el bautismo, la confesión, etc. ),

3.- El derecho a comportarse en la vida social de acuerdo a sus convicciones.  Artículo 75 constitucional. La libertad religiosa no solo está protegida en el plano individual, sino también en el plano social, combatiendo cualquier injerencia o coacción de los poderes públicos.

b).- La base de la doctrina cristiana.- Una vez que Adán y Eva pecaron desobedeciendo a Dios en el huerto del Edén, sus cuerpos se volvieron mortales (Por tanto, como el pecado entró en el mundo por un hombre, y por el pecado la muerte, así la muerte pasó a todos los hombres, por cuanto todos pecaron. Romanos 5:12). A partir de ese momento Dios establece su plan de salvación para la humanidad enviando a su hijo Jesucristo quien a través de su sacrificio creara ese puente entre Dios y los hombres.  Desde el punto de vista bíblico se establece que “por cuanto todos pecaron están destituidos de la gloria de Dios” (Romanos 3:10-23); pero Dios mostró su amor hacia la humanidad que envió al unigénito hijo de Dios para que todo aquel que en Él creé no se pierda, mas tenga vida eterna. (S. Juan 3:16), por lo tanto si confesamos nuestros pecados, Él es fiel y justo para perdonarlos, y limpiarnos de toda maldad. (1 Juan 1:9) (Sacramento de la confesión de pecados). Y todo aquel que muere en Cristo igualmente resucitará como Cristo resucitó. Porque así como reinó el pecado, reinó la muerte, así también la gracia reine por la justicia para vida eterna mediante Jesucristo, nuestro Señor. (Misterio de la resurrección). (Romanos 5: 12,  6:4).

Imagen ilustrativa

c).- Sigilo Confesional, secreto profesional frente a nuestro Código Procesal Penal y Código de la Niñez y la Adolescencia. Los seres humanos no son solo cuerpo, sino que poseen la capacidad amar, odiar, respetar u ofender, ser solidarios, pero también avaros y egoístas.  Pueden experimentar felicidad, pero también dolor y tristeza.  Sentir esa necesidad de creer en un ser superior que puede interceder para su bienestar, no solo física, sino espiritualmente.  Esto lleva a los seres humanos en creer en los guías espirituales (sacerdote, pastores, catequistas, diáconos, etc.).-  Tratándose de la doctrina cristiana la confesión de pecados es la base del arrepentimiento, es un acto, práctica o ejercicio espiritual necesario, por lo tanto esta cobijada, amparada dentro del derecho fundamental de la libertad religiosa como lo ha reconocido la Sala Constitucional en sus sentencias Nº 2008-015326 y Res. Nº 2008-013421 entre otras.  Nuestro Código Procesal Penal de 1996 comprendió la importancia y el respeto a la libertad religiosa al punto de no contemplar la obligación para un “guía espiritual” de denunciar aquellos acontecimientos que llegaron a su conocimiento a través de una consejería o la confesión y que podrían ser delito. Reitera el artículo 206 la posibilidad no solo de abstenerse de declarar sobre esos hechos que son considerados secretos, sino que incluso les está prohibido declarar sobre ellos aunque el interesado lo libere de guardar secreto. (Algo similar estable el Derecho Canónico,  el canon 1548 y 1550. Por su parte el Código de la Niñez y la adolescencia ni siquiera mencionan a los guías espirituales como obligados a denunciar. Manteniendo el sistema penal una unidad con la Constitución Política, costarricense.-

d).- Sanciones para quienes incumplan con su obligación de guardar secreto: Evidentemente que el Derecho Canónico establece sanciones severas para quienes divulguen aquellos hechos que llegaron a su conocimiento a través del sacramento de la confesión. (canon 983,1 establece que el sigilo sacramental es inviolable siendo prohibido al confesor descubrir al penitente, ya sea de palabra o de cualquier otro modo, y por ningún motivo. Nuestro Código Penal establece en su artículo 203 una pena de prisión de un mes a un año ò de 30 a 100 días multa divulgue una información que sea considerada como secreto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.