Recolectores de basura no podrán pedir “segundo aguinaldo” en Montes de Oca

Basura

Practica se extiende en casi todo el país

La Municipalidad de Montes de Oca dictó una directriz administrativa donde expresamente  prohíbe a todos los funcionarios del área operativa de Recolección de basura y Limpieza de Vías Públicas pedir “dádivas, gratificaciones, remuneraciones salariales en efectivo o de cualquier especie” durante la época del mes de diciembre de 2014 a los vecinos, patentados y contribuyentes en general del Cantón de Montes de Oca.

Esta práctica es conocida en el lenguaje de esta Municipalidad como “COLACHO”; por lo tanto el funcionario municipal que fuese denunciado por algún vecino o contribuyente, o sorprendido por esta Administración se le abrirá un procedimiento disciplinario que determinará las sanciones disciplinarias que correspondan.

Igualmente queda prohibido andar tocando puertas en las casas de los vecinos, tocando las bocinas de los camiones recolectores a efecto de solicitar dichas dádivas y gratificaciones y/o andar marcando con señales aquellas casas o negocios que se niegan a ser parte de esta práctica.

Esta disposición se toma debido a que todos los años se reciben denuncias de vecinos molestos por esta práctica de dicho personal, llegando al caso que sienten que es casi una obligación tener que darles alguna dadiva a los mismos.

Todo lo anterior se fundamenta en las siguientes disposiciones legales:

El Artículo 31 del Reglamento Autónomo de Servicios indica: “Además de lo dispuesto en otros artículos de este Reglamento, de las leyes administrativas y de trabajo, QUEDA PROHIBIDO A LOS FUNCIONARIOS:

Recibir gratificaciones del contribuyente o público en razón de la prestación de su servicio como funcionario de la Municipalidad…
Valerse de la función en la Municipalidad o invocarla, para obtener ventaja de cualquier índole ajena a las funciones que ejerce” (la negrita no pertenece al original)

En el Manual de Principios Éticos y Conducta de la Municipalidad de Montes de Oca, en el Capítulo II, en el apartado de Plenitud Humana, el valor de la Honradez:

“Abstenerse de aceptar dádivas, obsequios o recompensas que se le ofrezcan como retribución por actos inherentes a sus funciones”

Este medio ha recibido denuncias similares con respecto a esta práctica y ante consultas hechas a algunos alcaldes, manifiestan que estos empelados ya sean municipales o de  empresas subcontratadas cuentan con todas las garantías sociales por lo que la práctica no se debería dar o al menos no hacer pensar a los contribuyentes que es para como lo llaman ellos “el aguinaldo”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.